Se encuentra usted aquí

Gaudí

Obra Arquitectónica

Para disfrutar de una información más completa sobre la obra de Antoni Gaudí no dejes de visitar G Experiència.

Casa Batlló
(1904-1906)
Paseo de Gràcia, 43. Barcelona

En el paseo de Gràcia, la vía principal del Eixample barcelonés abierto en la segunda mitad del siglo XIX, Antoni Gaudí edificó entre finales de 1904 y principios de 1906, por encargo del industrial Josep Batlló i Casanovas, la que se considera, sin duda alguna, una de sus principales obras maestras. A pesar de lo que pueda parecer a primera vista, la Casa Batlló no fue una obra de nueva planta, sino la reforma de un edificio ya existente. Gaudí transformó de manera radical su aspecto, renovando el interior y las fachadas con unas formas y unos colores tan originales que, desde el mismo momento en que se completó la obra, el edificio se convirtió en un icono del paisaje de Barcelona.

La fachada de la Casa Batlló es una eclosión de fantasía gaudiniana que ha dado pie a todo tipo de interpretaciones. Se han comparado sus formas curvas con las olas del mar, y la decoración de cerámica y vidrio que le da color con la fauna y las algas marinas. Otros ven, en este revestimiento, una alusión al confeti de carnaval, idea reforzada por las fantásticas rejas de fundición de los balcones, similares a máscaras venecianas. Estos balcones también se han comparado con calaveras, consideradas, al igual que las sorprendentes columnas con forma de huesos de la tribuna del piso principal, representaciones de las víctimas del dragón de la leyenda de San Jorge. Este dragón, a su vez, estaría simbolizado por el tejado, recubierto con una cerámica que imita escamas, y de donde surge una torre coronada con una cruz de cuatro brazos, identificada con la espada con la que San Jorge mató a la bestia.

Al margen de interpretaciones, la fachada principal de la Casa Batlló es un compendio de hallazgos estructurales y formales que se repite en el resto del edificio, como las fantasiosas chimeneas de la azotea, que recuerdan a setas; la fachada posterior, con un trencadís cerámico de formas naturales y geométricas, o el excelente patio de luces, donde Gaudí graduó la medida de las ventanas y los colores del revestimiento cerámico en una combinación progresiva que favorece la iluminación de todo el interior. 

¡Ven a visitarnos!